Cultivo ecológico de los olivos

olivo casi milenario 2015 olivo 2

Nuestros antepasados nos han dejado en herencia los olivos centenarios, mayoritariamente de la variedad arbequina, árboles poco vigorosos pero muy resistentes a la climatología tan dura de esta zona del valle del Ebro, con calurosos y secos veranos e inviernos muy fríos. Sus frutos las olivas son pequeñas pero de una calidad extraordinaria por el zumo que contienen el aceite de oliva virgen extra.

La tradición en el cultivo de estos olivos arbequinos centenarios, se adapta y cumple con las normas de cultivo ecológico del Consejo Catalán de la Producción Agraria Ecológica (C.C.P.A.E.).
Es decir, no se les aplica ningún tipo de abono o plaguicida químicos de síntesis.

Los campos de olivos junto al bosque mediterráneo que debido a la orografía de pendientes, aprovecha el agua de las lluvias aportando los nutrientes del bosque hasta los olivos, además de los cuidados de poda y labranza que corresponde.
La mayoría de las fincas de cultivo ecológico, están orientadas al Suroeste de tal forma que el sol las irradia desde que sale hasta que se pone, lo que ayuda a que las olivas sean de mayor calidad.

Es a principios de Noviembre que sus frutos, las olivas, empiezan a madurar y llega la época de cosecha. Peinando las ramas de los olivos manualmente, para no perjudicar al olivo y tampoco a sus frutos. Cuando están las olivas en su punto óptimo de maduración se recogen, para así de una buena fruta obtener el mejor zumo de oliva: el aceite de oliva virgen extra de primera presion en frio y de cultuvo ecológico.

olivo 1 olivo casi milenario 2016 olivo-olivas